domingo, 17 de julio de 2016

Cuando un cipres se sale de su tiesto, es que no quiere alambradas. Esto pasa por salirse del tiesto.

 Este cipres busca la luz, o busca una aventura, y esto tienes sus riesgo y consecuencias, cuando la curvatura del enhiesto cipres que dijera Gerardo Diego, no sostiene su altura de surtido, se convierte en curva de bayesta como el Duero de Antonio Machado. Y cuando el equilibro lo rompemos todos sufren y sufrimos, porque este ciprés jamás podra enderezarse por el propio peso de la gravedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario