sábado, 30 de junio de 2018

Pozo de agua prehistórico en La Mancha. Debía ser sagrado.

Noticias relacionadas

El espectacular (y poco conocido) yacimiento de la prehistoria que está en La Mancha

La Motilla del Azuer es un yacimiento muy representativo de la Edad del Bronce, dentro de una tipología de asentamiento único en la Prehistoria, las motillas

 

 


Actualizado:La Motilla del Azuer (Daimiel, Ciudad Real) es el mejor representante de una tipología de asentamientos humanos, las motillas, singulares y especiales dentro de la Prehistoria Universal. Reciben esta denominación puesto que su abandono generó unos montículos artificiales que destacaban en la llanura manchega.
Estos yacimientos se encuentran asociados a áreas fluviales, en este caso emplazado en la vega del río Azuer, controlando y explotando un entorno que permitía el acceso a recursos básicos, como el abastecimiento de agua subterránea, tierras potenciales para su aprovechamiento agropecuario, o el control de bienes críticos para estas sociedades.
La ocupación de la Motilla del Azuer se sitúa en el periodo denominado Edad del Bronce, (2200-1300 a.C.) con rasgos particulares definitorios en la Meseta Sur.
Además, constituye el enclave más estudiado de estas características, desde que comenzaron las excavaciones arqueológicas en 1974. Estas investigaciones nos han permitido reconocer un monumento patrimonial excepcional, razón por la cual ha sido catalogado como Bien de Interés Cultural, con categoría de Zona Arqueológica.

Dos espacios diferenciados

Detalle del recinto interior de La Motilla del Azuer
Detalle del recinto interior de La Motilla del Azuer
En su conjunto se distinguen dos espacios diferenciados funcionalmente. El primero de ellos corresponde con un recinto interior fortificado, integrado por una serie de murallas concéntricas en torno a una torre central que protegían ámbitos donde se gestionaban, controlaban y protegían un conjunto de recursos esenciales, así como actividades de índole productiva, como el almacenamiento de grano, con grandes silos, hornos, o el estabulamiento ocasional de ganado. Entre todos los sectores de este entramado destaca por su complejidad el gran patio trapezoidal que se sitúa al Este de la fortificación. En su interior se ha documentado una estructura hidráulica que abastecería las necesidades de agua del poblado, a través de una construcción ejecutada con sucesivas plataformas y paramentos de mampostería en forma de embudo, hasta alcanzar el nivel freático con una profundidad de más de 20 m. Sus dimensiones y arquitectura la convierten en el punto más espectacular de la Motilla del Azuer.
Al exterior de este núcleo fortificado se emplazó el hábitat, en un radio aproximado de 50 m. Las viviendas presentaron planta oval o rectangular, y estuvieron levantadas con muros de tapial sobre pequeños zócalos de mampostería. En ocasiones contaron con postes de madera embutidos. En esta zona también se documentan grandes áreas abiertas dedicadas a actividades de almacenamiento y trabajos productivos, localizadas en mayor porcentaje en la zona septentrional, en las que se evidencia una significativa concentración de fosas y restos de hogares y hornos. Las exhumaciones arqueológicas han permitido conocer elementos materiales correspondientes a la vida diaria del poblado como cuencos, cazuelas, vasos,…
La distribución de la necrópolis de la Motilla del Azuer coincide mayormente con este espacio exterior, en el que los difuntos se inhumaban en posición lateral flexionada, dentro de fosas simples o revestidas por muretes de mampostería o lajas hincadas, que a veces se adosan a los muros de las casa o a los paramentos exteriores de la fortificación. Los individuos infantiles con cierta frecuenta fueron enterrados en el interior de vasijas.
En suma, los diferentes procesos de análisis y estudios metodológicos emprendidos en la Motilla del Azuer han permitido definir un yacimiento representativo de la Edad del Bronce en La Mancha, en el cual es posible comprobar el desarrollo de una arquitectura monumental y compleja, resultado de unas capacidades técnicas e ideológicas adquiridas por las gentes que habitaron este territorio hace más de 3000 años.
El recinto de la Edad del Bronce, en el corazón de La Mancha
El recinto de la Edad del Bronce, en el corazón de La Mancha
[Para visitar la Motilla del Azuer es necesario reservar una visitada guiada. Más información, aquí]

No hay comentarios:

Publicar un comentario