lunes, 10 de octubre de 2011

Castillo de moros o mouros de Sintra (Portugal)



El Castillo de Sintra (portugués Castelo de Sintra), también conocido como Castelo dos Mouros, en Estremadura, se encuentra en la villa de Sintra, concretamente en la freguesía de São Pedro de Penaferrim, Concejo de Sintra, Distrito de Lisboa, en Portugal.

Erigido sobre un macizo rocoso, aislado en una de las cumbres de la Sierra de Sintra, desde sus murallas se disfruta de una vista privilegiada de la zona hasta el Océano Atlántico.

El origen del nombre proviene de un templo erigido en el año 308 antes de Cristo por los griegos, Galo-celtas y túrdulos, dedicándolo a la Luna. Los celtas denominaban a la luna ‘Cynthia’ y cuando los árabes dominaron la región, al no pronunciar la ‘s’, llamaron al lugar ‘Chintra’ o ‘Zintira’. (PINHO LEAL, Augusto Soares de Azevedo Barbosa do. Portugal Antigo e Moderno (vol. 2). Lisboa: 1877. pp. 301 y sigs.)

Durante la invasión árabe de la península Ibérica en el siglo VIII, la región de Sintra fue ocupada recibiendo su población el nombre de as-Shantara. Los estudiosos están de acuerdo al afirmar que fueron ellos los responsables de la primera fortificación, entre el siglo VIII y siglo IX, cuya finalidad era la de controlar estratégicamente las vías terrestres que unían Sintra con Mafra, Cascais y Lisboa.

Formando parte del reino taifa de Integrante Badajoz, durante el siglo XII, por la amenaza que representaban las tropas de Yusuf ibn Tasufin, que siendo oriundas del norte de África, habían pasado a la península para conquistar y reunificar los dominios de los Almorávides, el gobernante de Badajoz, Mutawaquil, entrego Sintra, juntamente con Santarém y Lisboa, en la primavera de 1093, al rey Alfonso VI de León y Castilla, creando una alianza defensiva, que no se pudo mantener. Envuelto en la defensa de sus propios territorios, el gobernante cristiano no fue capaz de ayudar al gobernante moro, cuyos territorios sucumbieron al año siguiente, pasando Lisboa, Santarém y Sintra al dominio de los Almorávides.

No hay comentarios:

Publicar un comentario