martes, 1 de noviembre de 2011

Biodiversidad en el Cabo de Santa Pola



El faro de Santa Pola se contruyó en 1858 sobre una antigua torre vigía llamada Atalayola, de 1552, hoy quedan algunos restos de ella.
La biodiversidad es especialmente sensibles, situada en un acantilado de unos 300 metros de altitud, y expuesta al rémigen de los vientos, habitan libélulas, pariposas Macahone, y una de color violácea, caracoles y una especie de saltamontes mimético "girafa" diminuto, es tan delgado es casi invisible en su medio, apena de dos centímetros, fino, color de las ramas en las que habiata, se camufla perfectamente en la vegetación y se hace practicamente invisible. En los acantilados crece el esparto, romeros, algunos eucaliptos y pinos diminutos carracos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario