martes, 22 de noviembre de 2011

Sello de Bulgaria, 1990 'Amanita muscaria'


'Amanita muscaria'

Su color rojo vivo ya nos indica: peligro, cuidado conmigo, es sumamente venenosa.
La matamoscas tiene la virtud de paralizar a los insectos que entran en contacto con ella, de ahí su apodo. Es una seta llamativa, en la que, según la literatura fantástica, viven los gnomos, que puede confundirse fácilmente con otras, como la oronja.

Igual que la phalloides, la 'Amanita muscaria' crece en entornos muy variados, en todas las cotas y asociada a las raíces de los árboles, normalmente, hayas, pinos negros o abedules. Aparece a finales de verano y principios de otoño en toda España.

Su veneno tiene un efecto principalmente neurotóxico de consecuencias graves aunque no necesariamente mortales. Además, es tóxica para el intestino y el hígado, y tiene propiedades alucinógenas. Los síntomas que provoca son gastrointestinales (vómitos, cólicos, etc.) y se manifiestan unas dos horas despúes de su ingesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario