miércoles, 14 de septiembre de 2011

Las abejas



Las abejas se comunican por baile y por sonidos, sonidos que el apicultor experimentado es capaz de discernir, que van de la felicidad profunda a la amenaza, a la cólera o a la angustia; tienen la “oda” a la reina, los “estribillos” de la abundancia, los “salmos” del dolor; producen largos y misteriosos gritos de guerra, preámbulos del vuelo nupcial, cuando ocurren los combates y matanzas entre las princesas. “Saben entenderse con una rapidez a veces prodigiosa, y cuando por ejemplo, el gran ladrón de miel, la enorme esfinge Atropos, una mariposa siniestra que lleva una calavera dibujada en la espalda, penetra en la colmena murmurando un encantamiento irresistible que le es propio, la noticia pasa de una abeja a otra y todo el pueblo se conmueve”, como hipnotizado e impotente.

Son traidas por el color amarillo.
Consultar página sobre los beneficios curativos del veneno de abeja: apiterapia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario